Piense y Hágase Rico – Parte 2

determinacion

Parte 2

Si algo tiene de excelente este libro es que, Napoleón Hill, expone su camino al éxito en 13 pasos, que representan la ruta que se debe seguir para alcanzar el triunfo, dedicando un capítulo a cada paso.

En cada uno de esos capítulos narra, para ilustrarlos, un ejemplo real de cómo ese valor humano (el deseo, la fe, la autosugestión, etc.), es necesario para llegar a cumplir el sueño económico de cada lector.

De ese ejemplo saca de cada uno la moraleja que contiene.

Yo voy a seguir el mismo método de la obra, iré paso a paso.

Comencemos…

Deseo El deseo. El punto inicial de todo logro.

La RAE define el deseo como “Movimiento afectivo hacia algo que se apetece” y “Anhelar algo con vehemencia”, pero para Napoleón Hill “El Deseo” es el primero de los trece pasos que detalla en su obra:

“Cuando Edwin C. Barnes se bajó del tren de carga en Orange, New Jersey, hace más de cincuenta años, quizás pareciese un vagabundo, ¡pero sus ideas eran las de un rey!

Mientras se dirigía desde los raíles del ferrocarril hacia la oficina de Thomas A. Edison, su cerebro trabajaba sin parar. Se veía a sí mismo de pie en presencia de Edison. Se oía pidiéndole a Edison la oportunidad de llevar a cabo la única obsesión imperiosa de su vida, el deseo ardiente de llegar a ser socio en los negocios del gran inventor.

¡El deseo de Barnes no era una esperanza! ¡No era un deseo insignificante! Era un deseo vehemente, palpitante, que lo trascendía todo. Era una firme determinación.

Se mantuvo firme en su deseo hasta que éste se convirtió en la dominante obsesión de su vida y, finalmente, en un hecho”.

Daos cuenta de que el autor distingue perfectamente entre las palabras, esperanza y deseo. Y hace muy bien porque el deseo es un estado mental que te motiva, te transmite fuerza de voluntad para luchar por aquello que deseas, es vehemente, pasional, se extiende a todos los actos de quien lo siente, llega a convertirse en una obsesión. Es tan poderoso que puede “Hacerte quemar todas tus naves” para no tener que plantearte dar marcha atrás.

Sin embargo, la definición de esperanza es: “Estado de ánimo que surge cuando se presenta como alcanzable lo que se desea”.

¿Veis la diferencia? Aplicado a Pure Feedback System el deseo seria sentir unas ganas insoportables de hacerlo realidad, trabajar hasta que sea un hecho, ponerle pasión, levantarse cada día con la obsesión de convertir ese Proyecto en algo real. La esperanza en cambio es esperar sin más que eso llegue a su final favorablemente. Seguro que ahora veis la diferencia.

En este primer paso el autor nos ofrece una fórmula de seis normas para comenzar a practicar:

1.- Determina la cantidad exacta del dinero que deseas.

2.- Determina con exactitud lo que te propones dar a cambio del dinero que deseas.

3.- Establece un plazo determinado en el que te propones poseer el dinero que deseas.

4.- Crea un plan preciso para llevar a cabo tu deseo y empieza de inmediato sin que importe si te encuentras preparado o no a poner el plan en acción.

En Feedback el plan ya está elaborado, terminado y completo, solo tenéis que seguirlo… Seguir la “Guía del socio” y participar activamente en el grupo que tenemos en Facebook. No se nos pide nada más. Es sencillo ¿No? Dedicar un tiempo diariamente para alcanzar nuestros sueños.

5.- Escribe un enunciado claro y conciso de la cantidad de dinero que te propones conseguir, apunta el tiempo límite para esta adquisición, aclara lo que te propones dar a cambio del dinero y describe, con exactitud, el plan mediante el que te propones formularlo.

6.- Lee este enunciado en voz alta 2 veces al día, al acostarte y al levantarte. Mientras tanto, lee, ve, siente, y créete ya en posesión del dinero. En este último es donde el deseo ardiente acudirá en tu ayuda.

¿Acertado o equivocado? Solo lo descubriréis haciéndolo.

La fe. Visualización y creencia en la consecución del deseo.

La fe es la emoción positiva que complementa el deseo anterior.

Todo lo que digas a tu subconsciente, sin la fe necesaria que debe acompañarlo, es pura palabrería.

Por eso los deseos cuando son mezclados, y apoyados por la fe, el subconsciente comienza a convertirlos en realidad. El deseo ardiente y la fe firme es la mezcla que impulsa la acción del subconsciente. No es magia, es el resultado del poder interior que todos tenemos.

Napoleón Hill lo explica así:

“Cuando viajó a Orange, no se dijo a sí mismo: «Trataré de convencer a Edison de que me dé algún tipo de trabajo», sino: «Voy a ver a Edison para explicarle que he venido a hacer negocios con él».

No se dijo: «Estaré alerta ante cualquier otra oportunidad, en caso de que no consiga lo que quiero en la organización de Edison», sino: «No hay más que una cosa en este mundo que estoy decidido a conseguir, y es asociarme con Edison en sus negocios. Quemaré todos los puentes tras de mí, y apostaré mi futuro a mi capacidad para conseguir lo que quiero».

Desde luego no es inmediato, pero pruébalo, sé perseverante, y verás el milagro.

La perseverancia es el secreto en Feedback. Seamos perseverantes hasta conseguir nuestro propósito porque no me cabe ni la más mínima duda de que así será.

¿Sigues sin creértelo? ¡Hazlo! Luego ya me dirás.

La autosugestión. El vehículo para influir en el subconsciente.

En este capítulo hay algo de suma importancia:

El subconsciente asume cualquier orden que se le dé en un estado mental de deseo ardiente acompañado por fe absoluta, y actúa siguiendo esas órdenes, aunque deban presentársele a menudo una y otra vez, mediante la repetición, antes de que el subconsciente las interprete”.

Según esto, Napoleón Hill, sugiere un “truco” válido para “engañar” al subconsciente: hacerle creer, (Tú ya lo crees) que eres el dueño de ese dinero y esperas que él te sugiera un plan para conseguir ese dinero que ya es tuyo.

Empieza a verte en posesión del dinero y exígele al subconsciente que te proporcione el plan que necesitas para lograrlo. Mantente alerta en espera de ese plan y realízalo en cuanto surja. Será como una inspiración, el “sexto sentido” que todos poseemos te hará ver el plan y su desarrollo.

No confíes en “la razón” para elaborar el plan, deja que el subconsciente haga su trabajo. Ya sé que parece simple, pero no lo es; no es fácil, ni rápido.

El secreto está en la perseverancia de la repetición.

Yo, sólo pretendo mostrar lo que me parece más interesante de cada capítulo. Lógicamente en el libro viene mucho más explicado y extenso, así que leedlo, o escuchadlo, por favor.

Deseo destacar una frase que es como el colofón de este capítulo:

El hombre puede convertirse en el dueño de sí mismo y de su ambiente, porque tiene el poder de influir en su propio subconsciente”.

Sigamos estos pasos en Feedback, sintamos el deseo ardiente con la convicción, la fe, de no equivocarnos y perseveremos en la repetición al subconsciente, día a día, sin tirar la toalla, sin rendirnos… si todos hacemos lo mismo, con la fuerza que otorga la unidad, pronto lo veremos convertido en una maravillosa y abundante realidad.

CONTINUARÁ…

¿Te Gustaría Integrar este Ambicioso Proyecto?

botón infórmate
Pure Feedback System logo

“Anticipados al Futuro”

Autor del Artículo

María Pliar MiazzaMaría Pilar Miazza se ha identificado de inmediato con el proyecto, su incansable busqueda acerca de las posibilidades de lograr una mejor repartición de la riqueza la ha llevado a colaborar aún mas de cerca con Feedback.